fbpx

En estos días de confinamiento, una de las prácticas más usadas es la de ponernos al día de aquellas películas o series que siempre decimos tener “pendientes” y nunca tener tiempo para verlas.

Pues bien, más allá de revisionados, os ofreceremos pequeñas listas de películas y series, agrupadas por temáticas, para seguir ampliando vuestra interminable lista.

Obviamente, el tema de estar encerrados en casa, da mucho juego. Ya sea por propia decisión o impuesta por terceros (casi siempre por lo segundo). Una sola localización y un puñado de personajes incómodos por todo lo que deben vivir… de ahí solo pueden salir conflictos e historias interesantes.

La ventana indiscreta (1954 – Alfred Hitchcok): clásico del maestro del suspense. Un James Stewart convaleciente tras romperse una pierna, debe quedarse en su habitación, cuya ventana da a un patio de vecinos. A través de su ventana, verá una serie de eventos que le alarmarán. Es maravilloso el juego de espacio que hace con la posibilidad de dosificar la información y crear así tus propias teorías.

The invitation (2015 – Karyn Kusama): el protagonista, decide acudir a casa de su exmujer tras varios años sin verse y dónde aparentemente cada uno ha rehecho su vida con una pareja nueva. Una simple reunión de amigos, con algunos invitados nuevos, vino, bromas y vídeos sobre un viaje del pasado. ¿Qué puede salir mal? Pues muchas cosas.

Secuestrados (2010 – Miguel Ángel Vivas): gran película española, que a penas tuvo mucho bombo. Puesta en escena incómodamente efectiva gracias a su rodaje en 12 planos secuencia, lo que provoca que no te da un respiro. Una familia llega a su nueva casa situada en una urbanización de lujo. La primera noche, irrumpen en la casa 3 encapuchados dispuestos a robar.

Lobster (2015 – Yorgos Lanthimos): sin ninguna duda, el director griego se divierte haciéndonos sufrir y ésta es una muestra más. En un mundo distópico, los solteros son arrestados y enviados a un lugar dónde tendrán un plazo de 45 días para encontrar a la persona con la que compartirán el resto de su vida. De lo contrario, serán convertidos en un animal. La obligación de estar con alguien y a la vez no quererlo, se encuentran en este intento por hacernos reflexionar sobre la soledad y la aceptación de uno/a mismo/a.

 – La cabaña en el bosque (2012 – Drew Goddard): placer culpable. Película que tampoco tuvo una gran acogida por el gran público, seguramente por lo extraña y perversa. Clásica película de adolescentes que toman decisiones absurdas en una casa aislada, lo que les lleva a un final oscuro y sangriento. Un slasher que se ríe y satiriza al propio género, que tantas joyas nos ha dado. Y una pequeña reflexión: ¿podemos tomar nuestras propias decisiones o hay alguien que mueve los hilos por nosotros?