fbpx

Salir. Algo tan simple y que ahora no podemos hacer. Para que la vista no se nos deprima al ver las 4 paredes de vuestra casa, os dejamos 5 películas en las que especialmente brillan sus exteriores (a parte de ser muy interesantes, claro).

Into the wild (2007 – Sean Penn): película con muy buena acogida por parte del público. Narra la historia de Chris McCandless (a.k.a. Alexander Supertramp) en su búsqueda por vivir en paz y aislado de la sociedad. A través de la película, podemos acompañar a su protagonista a través de un largo viaje por Estados Unidos, muchas veces en condiciones extremas y en conexión máxima con la naturaleza.

Por un puñado de dólares (1964 – Sergio Leone): clásico del género, sin duda. Rodada principalmente en Almería, Clint Eastwood pegando tiros y hablando mal, planos detalles de ojos, multiescalas, música de Ennio Morricone… ¿Qué más se le puede pedir a una película para transportarnos al Far West?

The revenant (2015 – Alejandro González Iñárritu): magnánima película protagonizada por un sacrificado Leonardo DiCaprio, en su lucha por sobrevivir en unas condiciones cada vez más extremas. Duelo interpretativo de altura junto a Tom Hardy (a penas tiene que hablar para hacer un papel increíble) y una fotografía espectacular a cargo de Emmanuel Lubezki que nos enseña lo implacable que es la naturaleza pese a su belleza.  

El señor de los anillos: La comunidad del anillo (2001 – Peter Jackson): primera parte de la archiconocida trilogía. El principio de una era, que a los amantes de la fantasía nos ha dado muchas alegrías (aún recuerdo cuando se hacían pausas en mitad de las proyecciones largas). Imprescindible película del género que además nos transporta a una mágica Tierra Media situada en Nueva Zelanda. Perfecto momento para verse la saga si no lo has hecho aún, o revisionarla en versión extendida. 

Inception (2010 – Christopher Nolan): implantar una idea a través de un sueño. Esa es la misión de Leonardo DiCaprio y su equipo en esta película. Retorcida a más no poder, con cantidad de niveles de sueños y de subtramas que es el DisneyLand de cualquier arquitecto o diseñador de espacios. Película de puro entretenimiento que llevó a Nolan a ser uno de los directores más cotizados. O la disfrutas o la aborreces, no tiene punto medio.